.

.
.

miércoles, 30 de septiembre de 2015

"TESTIGOS PROTEGIDOS " de E.U "YA NO PODRAN SEGUIR ACTUANDO como CRIMINALES"...tenian "permiso".


Tras una investigación de 18 meses del Congreso de Estados Unidos, los Departamentos de Justicia y Seguridad Interna modificaron sus políticas y prácticas para el uso de fuentes confidenciales, a fin de evitar que éstas continúen con sus actividades criminales, y se establezca mayor control sobre los agentes federales que las utilizan, señala información obtenida por este medio.

  • En enero de 2014, EL UNIVERSAL dio a conocer que agentes estadounidenses negociaban, sin el conocimiento del gobierno de México, con miembros de los cárteles del narcotráfico, especialmente de alto nivel, lo que influyó para que la violencia se incrementara en el país, al permitirles continuar con sus actividades criminales a cambio de obtener información de los grupos rivales.
La investigación del Congreso estadounidense indica que en 2013, último año del que se dispone información, las agencias de la ley de Estados Unidos utilizaron a más de 16 mil personas bajo esta figura como parte de sus investigaciones criminales, y agrega que “los informantes pueden ser críticos para una investigación, pero sin una apropiada supervisión pueden ocurrir problemas que minan la credibilidad del papel del informante en la investigación”.
Lee J. Lofthus, asistente administrativo de la Fiscalía General, informó que en febrero pasado, tanto el organismo antidrogas (DEA, por sus siglas en inglés) y el Servicio de Marshalls comenzaron a actualizar sus políticas de empleo de fuentes confidenciales consultando con la División Criminal.
Jim H. Crumpacker, el enlace entre la Oficina de Responsabilidad del Gobierno (GAO, por sus siglas en inglés) y la Oficina del Inspector General, reportó que la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) está actualizando su “Manual de Informantes” que data de 2012, en el que se incluye ahora un apartado sobre el descuido de las actividades ilegales de los informantes.
El endurecimiento de las reglas de uso de informantes, entre otros, incluye ahora que las fuentes confidenciales no podrán realizar actividades ilegales, como la venta de droga, a menos que explícitamente y por escrito se tenga ese acuerdo con los agentes de Estados Unidos, siempre y cuando contribuya a la investigación.
Adicionalmente se establecieron actividades de monitoreo de los agentes, con la presencia de supervisores que efectuarán inspecciones en las oficinas generales, en oficinas de campo; también se contará con formas estandarizadas que cubren todas las políticas de la “Guía de Uso de Informantes Confidenciales” y que ayude a obtener información necesaria.
Estas modificaciones representan las primeras significativas que se efectúan desde que se publicó la “Guía del Procurador General sobre el uso de fuentes confidenciales” que data de 2002, y con ello se endurecen los controles para evitar que las fuentes continúen con sus actividades criminales mientras colaboran con las autoridades de EU.
A partir de junio pasado comenzó la aplicación escalonada de las nuevas reglas, las cuales continuarán paulatinamente y se prevé se apliquen totalmente en enero de 2106.
Esto es un viraje a una política de varias décadas, ya que en la guerra contra las drogas en Colombia el empleo de testigos protegidos fue fundamental para que las autoridades obtuvieran información que llevó a la detención de líderes del narcotráfico, entre ellos Pablo Escobar Gaviria, líder del Cártel de Medellín.
En México la figura de testigo protegido o colaborador data de 1996, en la Ley Federal contra la Delincuencia Organizada, pero durante el sexenio de Felipe Calderón se registró un abuso en su empleo y algunos testificaron en procesos de agencias de EU.
Ahora, la guía que se emplea en investigaciones de las agencias integradas al Departamento de Justicia, entre ellas la DEA y el FBI, cuya copia tiene EL UNIVERSAL, señala que ésta aplica también para las fuentes confidenciales de países extranjeros si la fuente puede ser llamada como testigo en un caso local, como han sido los relacionados con narcotráfico en tribunales de Estados Unidos, como el Cártel de Sinaloa, según lo informó este diario.
En el caso de México, David Gaddis, entonces Director Regional de la DEA con sede en el Distrito Federal, así como otros directivos de la agencia en Estados Unidos, autorizaron que sus oficiales se reunieran con miembros de grupos del narcotráfico, sin informarlo al gobierno mexicano y permitieron, bajo acuerdos por escrito, que los informantes miembros de los cárteles siguieran operando en los últimos dos sexenios.
“En gran parte porque estamos ahí [en México] como operación  para recabar  inteligencia y apoyar las investigaciones en Estados Unidos. En ese sentido, he entrevistado a varios miembros de cárteles y narcotraficantes como Zambada Niebla en México. No es como entrevistar a un fugitivo que camina en mi oficina en San Diego, donde puedo arrestar al fugitivo. En México no puedo”, afirmó el agente de la DEA, Manuel Castañón, en su declaración por escrito integrada al proceso de Vicente Zambada Niebla en Chicago.
Al respecto, Rusty Payne, vocero de la agencia antidrogas de Estados Unidos señaló que “la DEA no hará comentario sobre estos reportes en curso. El señor [David] Gaddis no trabaja ya para la DEA”.
De acuerdo con la versión pública de la investigación realizada por la GAO, fechada el 15 de septiembre pasado, los descuidos de los agentes federales de Estados Unidos provocaron repercusiones sobre la seguridad, como lo ejemplifican las operaciones Amplio Receptor y Rápido y Furioso, debido a que los agentes no vigilaron la venta de armas de sus fuentes confidenciales, lo que provocó que las armas llegaran a cárteles del narcotráfico de México.
En la versión pública del reporte que distribuyó la GAO en marzo pasado entre el gobierno de Estados Unidos, se informó que ocho componentes de los Departamentos de Justicia y Seguridad Interna cuentan con políticas que se refieren a los procedimientos establecidos en la “Guía de Informantes Confidenciales”.
Tales agencias son el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF); Agencia Antidrogas (DEA); Buró Federal de Investigaciones (FBI); el Servicio de Marshalls (USMS); Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE); Aduanas y Protección Fronteriza (CBP); Guardia Costera (USCG) y el Servicio Secreto de Estados Unidos (USSS).
Los informantes conocidos como “chivos” o “ratas” son personas que reportan a las autoridades sobre las actividades criminales de otros, por naturaleza muchos son delincuentes, por lo que los agentes en Estados Unidos los usan para ayudar a resolver y prevenir delitos, explicó Daniel V. Ward, del Boston College Law Review.
Fuente.-

***Te puede interesar leer.

"IDENTIFICAN al "POLLO" como "LIDER del "CARTEL de los FALSOS TESTIGOS"...de TAMAULIPAS".

Son conocidos como “TESTIGOS PROTEGIDOS”,en algunos casos tanto aqui como en E.U como meros “INFORMANTES” y se constituyen como la mejor y peor arma legal de la que gozan aquellos que privilegian los “TESTIMONIOS a la CARTA”,mas que  las pruebas plenas que la ley advierte par  juicios en tribunales..(Leer mas....)


"FILTRAN IMAGEN: el "MAGUE "PEÑA",de la "RED de INFORMANTES de la DEA"...la "impunidad" fomenta,propicia e incrementa los "malos" actos."



Con inumerables menciones en la "red",por su papel protagónico en la presunta conformación de una "RED de INFORMANTES ,TESTIGOS PROTEGIDOS" de la DEA,MARGARITO PEÑA LUCERO,un ex-policia Judicial de Tamaulipas con fuertes vínculos con el "Narco"miembro de la DINASTIA de los "PEÑA LUCERO en REYNOSA" de los que algunos han sido EJECUTADOS, ahora es exhibido,una FICHA CRIMINAL presuntamente extraída de su amplia curricula delictiva,da rostro a uno de los sujetos con largo historial criminal en Tamaulipas y Mexico que se remonta a los 80"s, hoy avecindado en la ciudad de Mission,Texas en donde hace usufructo de impunidad y goza de presuntos "beneficios" obtenidos por la delación de amigos,enemigos y cómplices...(Leer mas...)


EXTRADITARON HOY a la "BARBIE,el COSS" y 11 MAS a ESTADOS UNIDOS.


Edgar Valdez Villarreal, alias La Barbie, fue extraditado hoy a Estados Unidos junto a 12 narcotraficantes más, confirmaron fuentes de laProcuraduría General de la República (PGR).
Fuente.-Diario DEBATE.


En conferencia de prensa, Tomás Zerón de Lucio, director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) de la PGR, confirmó que los extraditados eran requeridos en EU por narcotráfico, “es así como México reitera su compromiso bilateral”, apuntó el funcionario federal.

También fueron extraditados Jorge Eduardo Costilla Sánchez, alias El Coss, ex líder del Cártel del Golfo señalado por contrabando de drogas y lavado de dinero; así como Jean Baptiste Kingery, quien está relacionado con elasesinato de funcionarios del Consulado de EU en Ciudad Juárez.
Imagen.-El Norte/Reforma


Además de José Manuel García SotaMartín Daniel Castillo RascónLuis Humberto Hernández CelisAlberto Núñez PayánAntonio González,Antonio Reynoso GonzálezCarlos Montemayor y 

Todos todos salieron del Penal de Máxima Seguridad de El Altiplano, en el Estado de México, bajo un estricto operativo policiaco y militar para evitar alguna posible fuga, detalló Zerón de Lucio.

La Barbie fue detenido en agosto de 2010 y se encuentra preso en el Penal de Máxima Seguridad de El Altiplano en el Estado de México; es acusado de operar a favor del cártel de los hermanos Beltrán Leyva.

Jean Baptist Kingery es acusado de proveer armas al Cártel de Sinaloa; fue detenido en Mazatlán, Sinaloa, en septiembre de 2011.

Fuente.-

LA "TUTA" desde ADENTRO del ALTIPLANO...despues de la "FUGA del CHAPO" se acabo el "paro".


Después de la fuga de ‘El Chapo’, a Servando Gómez Martínez le estrecharon las medidas de seguridad. En el penal es custodiado por tres agentes del Cisen, cuatro oficiales del área de custodia y dos comandantes de seguridad perimetral.
Clasificado como un reo de altísima peligrosidad, con alter ego (doble personalidad) y con un poder de corruptibilidad casi igual que el de ‘El Chapo’ Guzmán, el jefe del cártel de los Caballeros Templarios, Servando Gómez Martínez, ‘La Tuta’, es objeto de vigilancia especial y medidas extremas de seguridad por parte del personal de custodia. En ningún momento de las 24 horas del día se le pierde de vista.
En la hipótesis de seguridad de la cárcel federal de Almoloya, el Cefereso número 1, ‘La Tuta’ es el reo que más posibilidades de fuga ha acumulado desde que Joaquín Guzmán Loera decidió escaparse. Al menos así lo considera él mismo y se lo ha hecho saber de esa forma al personal de psicología que lo vista una vez a la semana. “A veces juega con el pensamiento de los psicólogos”, reveló un funcionario de esa cárcel federal.
Por su personalidad –explica la fuente- Servando Gómez Martínez fue separado de la población carcelaria de procesados. Fue enviado a una celda de segregación, en donde a la fecha recibe lo que el Cefereso número 1 clasifica como “Tratamiento especial”, que no es otra cosa que mantenerlo aislado y vigilado las 24 horas del día.
A ‘La Tuta’, en aras de la seguridad del Penal Federal, tanto en el interior de su celda como cuando es trasladado de un lugar a otro dentro de la cárcel, se le graban todas sus conversaciones y todos sus movimientos. También sus comparecencias ante el juzgado se graban fielmente. Todo lo que dice y hace Servando Gómez dentro de prisión es pasado a revisión y análisis por parte de una unidad especializada de la Secretaría de gobernación.
El mismo Servando Gómez se ha quejado en algunas cartas escritas a sus más cercanos, sobre la condición extrema de vigilancia a la que es sometido. Se ha quejado de ser el preso más vigilado de toda la cárcel, “porque dicen que tienen miedo que me les vaya a ir, ¿de dónde chingaos sacan eso?”, reflexiona él mismo en una carta que recibió uno de sus familiares en segundo grado.
El que fuera el principal capo del crimen organizado en Michoacán, también se ha quejado de las condiciones inhumanas en que lo mantienen dentro de la prisión. Asegura, en una misiva a un familiar, que vive “en una celda de dos por tres metros, en donde hasta para cagar tengo que pedir permiso”.
Pese a ello, aunque sometido, ‘La Tuta’ sigue siendo un rebelde. Frecuentemente –dice una fuente del Cefereso- reclama, de manera tranquila y respetuosa, algunas conductas de maltrato de los oficiales de guardia hacia su persona. Eso ha hecho que en casi siete meses de encarcelamiento, Servando Gómez haya sido objeto de dos sanciones por mal comportamiento. 
Se le ha castigado suspendiéndole la comunicación al exterior por medio de cartas y telefonemas. También negándole salir solo una vez por semana, y las clases de pintura y dibujo que recibía una vez al mes, le fueron suspendidas. Se le retiraron de su estancia dos libros que había solicitado a la biblioteca y le cancelaron su derecho a comprar refresco y galletas en la tienda de la institución.
De acuerdo al registro que lleva el propio Cefereso sobre la actividad de cada uno de los reos que mantiene en custodia, Servando Gómez Martínez, “es un reo inactivo”. Desde su ingreso a la cárcel ha leído solo cuatro libros, uno de poesía y tres novelas. No ha podido concluir un óleo que comenzó hacer desde hace cinco meses. Ha hecho 11 dibujos a lápiz y tinta (de paisajes de michoacanos y caballos) que ha enviado por carta a algunos de sus familiares.
‘La Tuta’, revela uno de sus familiares, es asiduo visitante al área de medicina. Tiene un padecimiento de hipertensión arterial, lo que lo mantiene solicitando frecuentemente el servicio médico. Se queja de la falta de medicamentos para el estómago. El problema que más acusa en sus cartas es el reflujo gástrico y problemas intestinales, los que ya padecía desde que estaba en la libertad. “No es cierto que tenga cáncer”, confirmó su familiar.
La vida después de ‘El Chapo’
Después de la fuga de ‘El Chapo’, a Servando Gómez Martínez, ‘La Tuta’, le estrecharon las medidas de seguridad. Es considerado dentro del Penal Federal de Almoloya, como uno de los reos con mayor posibilidad de fuga. Por eso cada vez que se mueve dentro de la cárcel es custodiado por tres agentes del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (Cisen), cuatro oficiales del área de custodia y dos comandantes de seguridad perimetral. 
La vida de ‘La Tuta’ dentro de la prisión federal de máxima seguridad de Almoloya se resume en el diagnóstico psico criminal con el que fue reclasificado, tras la fuga de ‘El Chapo’: el reo fantasea con salir de prisión de la misma forma en que lo hizo Joaquín Guzmán. Por eso lo han cambiado de celda en dos ocasiones.
Desde su celda aplaudió y festejó “la hombrada” que hizo el capo del cártel de Sinaloa, al Gobierno federal.
De acuerdo a un funcionario del Cefereso de Almoloya, Servando Gómez habría logrado establecer comunicación y contacto con ‘El Chapo’. “La relación entre ambos capos –como pasa en la mayoría de los casos- aunque rivales afuera, era muy buena”. Se mandaban saludos con gente de sus confianzas. ‘El Chapo’ se puso a las órdenes de ‘La Tuta’ y viceversa, según la fuente. Allí radican las medidas de seguridad que se han extremado para el ex jefe del cártel de los Caballeros Templarios.
24 horas de encierro
Dado el grado de peligrosidad con el que está clasificado el que fuera el jefe del cártel de los Caballeros Templarios, no se le permite ningún movimiento dentro o fuera de su estancia, sin la debida supervisión del personal de custodia. Se le mantiene bajo video vigilancia las 24 horas del día, y cuando se le traslada a juzgados, locutorios, visita médica o psicológica, se cancelan los movimientos de otros reos.
A Servando Gómez Martínez se le pasa lista de presencia seis veces al día. A la seis de la mañana –cuando ya debe estar bañado, rasurado y uniformado-; a las nueve de la mañana, a las 11, a las 15:00 horas se le vuelve a gritar por su nombre, le pasan lista a las 6 de la tarde. El último es a las nueve de la noche.
Le entregan en una charola su desayuno en la celda. Tiene que comer a las 6:30 de la mañana. Su dieta es la de todos los reos: una porción de frijoles, nopales, carne de cerdo, fruta y o verdura, acompañado de un vaso de agua de canela, leche o avena. Solo una vez a la semana le dan cereal y leche, a veces con un trozo de gelatina.
Al término del desayuno, ‘La Tuta’ tiene que hacer el aseo de su celda. Le entregan una franela y detergente en polvo para que limpie el piso y las paredes. El personal ha subrayado la manía del reo de limpiar los barrotes de su celda.  A veces canta durante la faena. Al terminar lava sus calcetines, trizas y playera. No se le permite hacer el aseo en el área de la regadera, para que no salga del campo de visión de las cámaras.
Después, ‘La Tuta’ toma una siesta. Se recuesta y a veces lee por espacio de cinco minutos. Al despertar se dedica a escribir cartas o dibujar paisajes. 
Al término del pase de lista de las 15 horas se vuelve a quedar dormido. Al despertar hace algo de ejercicio dentro de su celda. Toma los garrafones de agua de cinco litros como pesas en cada mano. Hace ejercicio por espacio de una hora y regresa al dibujo. Por la tarde ve televisión en un dispositivo autorizado. Se alterna la tarde de televisión con pláticas desde su celda. La cena la reclama puntual a las 7 de la noche. Por lo general después canta, hasta que llega el pase de lista de las 9 de la noche, cuando se le ordena dormir.
‘La Tuta’ habla por teléfono por 10 minutos cada siete días, tiene cinco números registrados de familiares directos, pero solo a dos marca de manera frecuente. Cada día de llamada, a Servando Gómez Martínez se le reconoce de buen humor. Es cuando se convierte en el motivador, a veces hace las funciones de sacerdote, hablando largamente de Dios y de algunos pasajes bíblicos que se sabe de memoria.
Amparos y malas compañías
A Gómez Martínez se le tiene clasificado como uno de los reos con mayor poder de convocatoria. Ha motivado a otros a interponer amparos contra diversas disposiciones dentro del penal. Es uno de los reos que más reclamos de protección ha hecho a la justicia federal. En menos de siete meses ha interpuesto siete amparos de garantías, casi uno por mes.
De todos los amparos solicitados por ‘La Tuta’, solamente tres de ellos han prosperado: uno contra la incomunicación y dos para el suministro de medicamentos. Los que no son donde se queja de falta de actividades recreativas dentro de la prisión, mejoras a la calidad de la alimentación y “disminución de actos de tortura”.
A Servando Gómez Martínez se le atribuye ser uno de los autores del movimiento que hace dos meses se gestó al interior de la cárcel federal de Almoloya, cuando un grupo de 163 reos, entre ellos el mismo ‘Chapo’ Guzmán, se manifestaron en huelga de hambre, para protestar por las malas condiciones alimenticias que imperan. 
A ‘La Tuta’ se le da un especial seguimiento de sus movimientos y conversaciones dentro de la cárcel, dada su relación que con otros internos como los hermanos Teodoro ‘El Teo’ y Marco Antonio ‘El Cris’ García Simental; Omar y Miguel Ángel Treviño Morales; Héctor ‘El H’ Beltrán Leyva, Miguel Ángel Guzmán Loera, Fernando Sánchez Arellano, Mario Núñez Meza, Mario Cárdenas Guillén, Abigael González Valencia y Édgar Valdés Villarreal, ‘La Barbie’.
Fuente.-

"REFUERZAN en REYNOSA "INSTALACION de CAMARAS" con apoyo " MILITAR y ESTATAL"....de ese "tamaño" el problema.


Luego de que el fin de semana el crimen organizado derribó postes y destruyó cámaras del sistema de videovigilancia en cruceros transitados de la Ciudad, hoy arreció la instalación de equipo en la postería con apoyo del Ejército y Policía Estatal.

EL NORTE difundió hoy fotografías de los postes derribados y videocámaras destruidas el fin de semana pasado, y declaraciones del Gobernador Egidio Torre Cantú, en las que recalcó que el sistema de videovigilancia continuará instalándose y pronto será inaugurado en Reynosa.

La Secretaría de Seguridad Pública de Tamaulipas licitó la instalación de casi 500 videocámaras en Reynosa para enlazarlas del C-4 local al Centro Estatal de Información de Ciudad Victoria en tiempo real, pero el sistema se retrasó debido a los ataques de la delincuencia contra las cámaras, acción que ahora escaló al derribo de postes.

Por la Avenida Hidalgo y El Maestro se observó trabajar a cuadrillas de empleados en la instalación del cableado en los postes de concreto, que por dentro llevan las mangueras al centro para evitar que sean cortados los cables.

En la base los protegen con un cuadro de tubos de grueso calibre, pero aun así, el pasado fin de semana delincuentes derribaron al menos siete postes con cámaras ya instaladas.

Según testigos, en las madrugadas personas con maquinaria pesada cortaron el concreto de los postes hasta dejar descubiertas las varillas de media pulgada, luego empujaron hasta doblarlo y jóvenes con mecates amarraron los postes para tirarlos hacia los camellones de las avenidas.

Al menos siete postes derribados se detectaron en un recorrido por el avenida Hidalgo, Vista Hermosa, El Maestro y en el sector Juárez.

fuente.-

"EL EJERCITO lo DETUVO y lo SOLTO",era "MANDO POLICIAL" en COCULA e IMPLICADO en AYOTZINAPA.

Imagen.-Milenio.com

Cesar Nava González, el ex subdirector de la Policía de Cocula –implicado en la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa–, fue detenido un año antes por el Ejército, pero horas después liberado, de acuerdo con una denuncia presentada ante la PGR por su entonces jefe, el secretario de Seguridad Pública de ese municipio, Salvador Bravo Bárcenas.
El expediente de la averiguación previa por el ataque en contra de los normalistas, que la Procuraduría General de la República (PGR) consignó en enero pasado ante un juez, contiene la declaración de Bravo Bárcenas, en la que asegura que en 2013 alertó al 27 Batallón de Infantería de la infiltración entre sus subordinados.
La revelación se encuentra en el tomo 81 de la versión pública del expediente caso Ayotzinapa, que la PGR desclasificó la semana pasada. Animal Político pudo revisarlo gracias a una solicitud de transparencia.
De acuerdo con lo asentado en la averiguación previa PGR/SEIDO/UEIDMS/1017/2014, Bravo Bárcenas rindió una declaración el 15 de octubre de 2014 donde denunció la actuación irregular del subdirector de la policía municipal.
Dijo que Nava se incorporó en el 2013 a la Policía de Cocula, pero en junio de ese año irrumpió en su oficina para decirle que él se haría cargo del control de toda la fuerza policial.
“’A partir de hoy yo voy a tomar las decisiones de la policía’, a lo que yo le pregunté (a Nava) por qué, y me dijo: ‘es lo que más te conviene, ya tengo ubicada a tu familia’”, declaró Bravo Bárcenas ante el Ministerio Público.
El secretario aseguró que Nava le mostró varias fotografías provenientes de teléfonos celulares que le habían tomado a su familia, por lo que consideró que las amenazas eran reales y decidió denunciar lo que había ocurrido ante el 27 Batallón de Infantería en Iguala. Bravo Bárcenas es mayor del Ejército, por lo que mantenía comunicación directa con el personal de la secretaría de la Defensa Nacional..

Militares, oídos sordos

Tras recibir las amenazas, el secretario de seguridad acudió con el 27 Batallón para denunciar a su subdirector, así como el control que había tomado de la corporación en favor del crimen organizado.
“Tú no te preocupes, yo me voy a hacer cargo a ver qué pasa”, le dijo el comandante del batallón militar, cuyo nombre no aparece en el expediente.
Ocho días después de la denuncia, continúa en su declaración Bravo Bárcenas, los militares irrumpieron en el cuartel de la policía municipal y separaron a Nava González, así como a todo el grupo de agentes que le rendían cuentas exclusivamente a él y no al secretario de Seguridad.
“Se los llevaron y en ese momento pensé que por fin ya mantendrían detenido a Cesar Nava y su gente pero, al poco rato, los militares llegaron de nuevo con Cesar Nava y sin decirme palabra alguna. Luego ya no pasó nada”, dijo el secretario.
De acuerdo con lo asentado en el mismo expediente del caso Ayotzinapa, Nava fue de los principales colaboradores del grupo criminal Guerreros Unidos, y prácticamente tenía a toda la fuerza municipal al servicio de los delincuentes.
Raúl Núñez Salgado, presunto operador financiero de la organización delictiva y cuya declaración también está asentada en el expediente, dijo que mensualmente se entregaban 350 mil pesos a Cesar Nava para que él lo administrara entre los agentes infiltrados.
Otros detenidos, como David Cruz Hernández, integrante de Protección Civil de Iguala, pero también jefe de espías de Guerreros Unidos, dijo que Cesar Nava operaba en varios casos las detenciones y desapariciones que efectuaba Guerreros Unidos en la región.

“Tenía pánico”

Tras ser detenido, Cesar Nava aceptó que él coordinó un grupo de policías de Cocula que intervinieron en el transporte de los normalistas retenidos en Ayotzinapa, pero dijo que fue por una solicitud de “apoyo” de Iguala tras recibir un reporte de disparos. Justificó que el “miedo” y “pánico” lo llevaron a cambiar el número de las patrullas involucradas.
Las declaraciones vertidas en el expediente de por lo menos cinco agentes municipales de Cocula confirman que la tarde del 26 de septiembre del 2014, se trasladaron en convoy a Iguala con Nava González al frente, para apoyar a los policías de Iguala por un presunto enfrentamiento con normalistas de Ayotzinapa.
Como ya se hizo público en su momento, los policías de Cocula apoyaron en el traslado de los normalistas hasta la zona de “Loma del Coyote” donde fueron entregados a sicarios del grupo criminal Guerreros Unidos que, según la investigación de la Procuraduría, los asesinaron e incineraron.
Nava González dijo que actuó pensando en que se trataba de una solicitud de apoyo y que las detenciones eran legales. Asegura que le preguntó al subdirector de la Policía de Iguala si los detenidos iban a ser llevados al Batallón 27 de Infantería o al CEFERESO, y que se le hizo “extraño” que el traslado fuera a Loma del Coyote.
“Cuando veo en las noticias lo ocurrido siento que me van a involucrar, me da miedo y es cuando cambiamos el número de las patrullas, el objetivo es que no me involucraran con las personas muertas”, dijo.
Cuando comenzaron a ser detenidos los policías de Iguala, Nava señaló que “le dio pánico” y que por eso ya no fue a trabajar sino que decidió irse hacia el centro del país a la Ciudad de México, donde finalmente fue detenido.

El quinto camión y los informantes

En la consignación que la PGR hizo ante un juez federal por el caso Ayotzinapa en enero de este año, queda confirmado que el Ministerio Público excluyó totalmente de la narrativa de los hechos lo relacionado con el quinto autobús de la línea Estrella Roja, que los normalistas también tomaron en la Central de Autobuses de Iguala.
En su informe sobre el caso Iguala, el Grupo Interdisciplinarios de Expertos Independientes de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reveló que los normalistas salieron con ese autobús de la terminal y en el mismo intentaron escapar de la ciudad. Lo que pasó con dicho autobús y sus ocupantes, no ha sido indagado a fondo por las autoridades.
La revisión que pudo hacer Animal Político del expediente de la averiguación previa PGR/SEIDO/UEIDMS/1017/2014, enviada al juez en enero de este año, no menciona en ninguna parte este autobús. Solamente se hace referencia a los otros cuatro de las líneas Estrella de oro y Costa Line.
“Ya afuera de la central se encontraron yéndose en caravana los camiones Estrella de Oro 1568 y 1531 y los de la empresa Costa Line danto un total de cuatro camiones, saliendo por la calle de Aldama donde tienen un roce con la Policía Municipal de Iguala”, señala la narración de los hechos de la PGR.
La descripción del Ministerio Público continúa hasta el presunto destino fatal que tuvieron los estudiantes en Cocula, sin hacer mención al quinto autobús.
El expediente de la averiguación revela también que la versión de los hechos ocurrida esa noche, no solamente está apoyada en lo dicho por estudiantes y por los ahora detenidos, sino en lo que refieren siete testigos cuya identidad fue protegida. En el expediente figuran con indicativos como “L.U,G.A.” o “C.A.N.C.A.”.
Dichos testimonios reforzaron por ejemplo la versión de que militares llegaron a un hospital particular para verificar el estado en que se encontraban normalistas heridos, y que varios de ellos huyeron y buscaron refugio en el cerro o en domicilios particulares luego del ataque. Además confirmaron que hubo un segundo ataque a la media noche.
“A la media noche llegaron varios carros particulares entre ellos una camioneta roja, doble cabina, de la cual bajó gente vestida de negro y armada los cuales dispararon por lo que los normalistas fueron a esconderse”, se señala en el expediente.
Fuente.-